• Última Actualización
    Sábado, 30 Agosto 2014
     

Kerigma

Por Pbro. LAUREANO ORDOSGOITIA GÓNZALEZ

No estamos los cristianos familiarizados con esta  palabra que resume toda la enseñanza de Jesús. "El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres; lo matarán y, después de muerto, al tercer día resucitará". Esta es la esencia de nuestra fe y he aquí que se ha de centrar toda predicación. Predicación que se ha de avalar con el testimonio de vida de todo cristiano.

La enseñanza de Jesús a los suyos  es rigurosa: requiere de ambiente propicio, encuentro muy personal con Jesús  por la responsabilidad que le sobrevendrá  al predicador. Es  grave deber del cristiano  el conocimiento serio de la Palabra y su compromiso con ella. Fe y amor han de ser premisas fundamentales para ser gentes de esperanza. Testimonio anticipado de la vida del cielo.

En nuestro caso, es claro que sobre la humanidad del hombre  edifica  Jesús su sacerdocio, y el hombre ha de contribuir con su excelente condición humana para ser creíble a los ojos del mundo y hacer creíble el designio de Dios de proveer al mundo de la gracia sacerdotal y de la que este a su vez hace partícipe a la humanidad con la vida sacramental.

Un buen sacerdote es un buen hombre.

No escapamos a las banalidades y tentaciones del mundo como lo registra el Evangelio de hoy, queriendo  en rebatiñas  ser los primeros, pero, ante tales debilidades, nos pone Jesús la  plana: La acogida a los pequeños con amor y por amor.

Los pequeños también  son los niños. Es decir, la ternura, la inocencia, lo verdadero, la transparencia, amor, porque eso de Dios. "El que acoge a uno de estos pequeños, a mí me  acoge".

El anuncio de Jesús busca restituir y redimir la humanidad. Es kerigmático; centrado en su palabra, su obra, su pasión, su muerte y resurrección. Lejos de toda mezquina pretensión: "¿Quién será el primero, el más importante?" Este criterio humano no cuenta, pues ya ha dicho: "Si alguno quiere venir es por mí, niéguese a sí mismo, cargue con su cruz y sígame". Según Jesús, el primero o los primeros ha de serlo en el servicio amoroso y desinteresado.

Han de hacerse como niños. Estos son el modelo. Hay una actitud preferencial por los pequeños, lo cual excluye toda arrogancia y absurdas ambiciones que nos distancian del reino y del querer de Dios.

Hoy volvemos  a darle una desprevenida mirada a nuestras vidas, criterios, acciones, opciones e intereses, para direccionar con los criterios que nos plantea Jesús hoy. Kerigma.

Casa Editorial de las Sabanas S.A.S.

El Meridiano de Sucre ¡El Nuestro!
Dirección: Carrera 25B No. 25-14 | Teléfono: (+575) 281 3737 | Fax: (+575) 282 7017 | Sincelejo, Sucre - Colombia. Copyright © 2012. El Meridiano de Sucre, Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.
Contactos y Sugerencias: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. | Administración: Javier Llorente