• Última Actualización
    Miércoles, 16 Abril 2014
     

La fiesta de toros

La determinación del señor alcalde de Sincelejo en el sentido de no permitir la fiesta de toros es un asunto que divide a la opinión pública por las connotaciones sociales, culturales y económicas que van envueltas en ello.

A través de casi dos siglos, el crecimiento urbano la fue desplazando hacia la periferia. Es así como hizo tránsito del centro mismo de la población, hacia la emblemática plaza de Majagual, luego a la de Mochila y después hacia un potrero en las afueras, en el sector de El Brujo, lo que resulta indicativo de que, poco a poco, ha dejado de considerársele como el acto fundamental de unas festividades patronales adornadas ahora con otros certámenes que, no por aislados, resultan menos significativos para la comunidad.

Ha sido toda una época llena de recuerdos agridulces, según en ella le ha ido bien o mal a cada quien, o según sea la raigambre de lo atávico en cada individuo. Pero también un tiempo en permanente evolución, insalvable de la influencia de las incontenibles corrientes de lo actual. Por supuesto, también ha constituido un discurrir creativo para los asuntos del folklor, que nos ha dejado mucha letra y mucha música alusivas al festejo con sus ingredientes de toros, manteros, caballos, fandangos, borrachos, garitas, amaneceres panes, amores y muerte. Y habrá de recordarse, con tristeza, que su más notoria suspensión fue ocasionada por el desplome de esa imponente torta de colores en1980, hasta1997 cuando se reanudó en inmediaciones de la avenida Sincelejo. Fue un espacio de 16 eneros durante los cuales la ciudad siguió su curso, tal vez con mayores bríos, desprovista ya del factor que más polémica originaba y que nos hizo conocer en el mundo, no propiamente como ejemplo de civilización. Ahora, dieciséis años después de su reanudación, se produce esta decisión oficial que si lograra la virtud de dividir en dos la historia de la fiesta para ubicarla en la perspectiva de los tiempos entre antes y después de los toros, pudiera convertirse en un referente histórico para determinar si predomina la tradición o las nuevas tendencias culturales. Y digo que pudiera, porque la permanencia de la decisión depende básicamente de dos factores. Uno, que estando sustentada fundamentalmente en los problemas de inseguridad, esta causal subsista en los años venideros; y otro, que la providencia de la Corte Constitucional próxima a salir, incluya o no, sin lugar a dudas, este tipo de festejos en la lista de los que no pueden ser vetados por los alcaldes. De no concurrir ninguna de tales circunstancias y de persistir la voluntad política del mandatario en lo que le resta del periodo, podríamos saber, de una vez por todas, si la fiesta de toros resulta insustituible, y si las nuevas generaciones de sincelejanos son o no capaces de encontrar otras alternativas para su divertimiento, con énfasis en manifestaciones culturales. No es, pues, de poca monta la decisión que ha tomado el señor alcalde, como que podría significar un punto de quiebre entre los tiempos pasados y los que están por venir, con sus secuelas en el cambio sustancial de la mentalidad de la población, que ahora podrá reflexionar sobre el asunto sin las presiones de las urgencias, interferencias y preferencias de cada año. Por eso, repito, pienso que se trata de una decisión histórica que, aun si se tomara como ensayo, merece el apoyo ciudadano. El tiempo, como siempre, tendrá la última palabra.

COLETILLA: En1864, Sebastián Romero, don Chano, logró que los festejos se trasladaran para el mes de enero, buscando que coincidieran con su cumpleaños y para ponerlos (no digo colocarlos) a salvo de los inviernos de octubre, sin tener en cuenta que  en enero siempre llueve.

LETRA MUERTA: De más de cuarenta intentos de revocatoria de mandato no ha prosperado ninguno. El último: San Marcos.

ISAGEN y EEPP de Medellín: dos solitarias golondrinas que no hacen verano ante ese inmenso enjambre de ineficacia y corrupción.                       Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Casa Editorial de las Sabanas S.A.S.

El Meridiano de Sucre ¡El Nuestro!
Dirección: Carrera 25B No. 25-14 | Teléfono: (+575) 281 3737 | Fax: (+575) 282 7017 | Sincelejo, Sucre - Colombia. Copyright © 2012. El Meridiano de Sucre, Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.
Contactos y Sugerencias: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. | Administración: Javier Llorente