• Última Actualización
    Lunes, 24 Noviembre 2014
     

Los paros

La Constitución Política colombiana garantiza el derecho a la protesta pacífica, por lo cual en su artículo 37 establece que "toda parte del pueblo puede reunirse y manifestarse pública y pacíficamente", agrega, "solo la ley podrá establecer, de manera expresa, los casos en los cuales se podrá limitar el ejercicio de este derecho".

Es incuestionable que nuestro país atraviesa por una dolorosa desigualdad, una paquidérmica, por decir lo menos, justicia, una peligrosa inseguridad y una perversa corrupción. Esto no es nuevo y los colombianos no podemos ser tan ilusos de pretender que el señor presidente Santos y su equipo de gobierno, con tres años de administración, nos resuelva los múltiples problemas que nos acosan, cuando sus antecesores, por décadas, no fueron capaces de resolverlos.

Las protestas o mal llamados paros son una figura que le hace bien a la democracia, pero cuando son jalonadas por mezquinos y politiqueros intereses pierden su razón de ser.

Lo cambiante e imprevisible que es la política: diez años atrás a ninguna persona sensata se le podría ocurrir que la extrema derecha, en algunos sectores, se identificaría con la extrema izquierda, una  fracción de las Farc, para convertirse en una piedra en el zapato a las buenas intenciones del doctor Santos de buscar la paz para los colombianos.

Cuando escribo de esta identificación se me viene a la memoria ese gran hombre, de origen inglés, sir Winston Churchill. Alguien le preguntó: "¿Por qué usted que representa a la ultraderecha, toda vez que proviene de un estado monárquico, se unió  a José Stalin, el máximo líder de la ultraizquierda, para derrotar a Adolfo Hitler? Él respondió: "Si yo muero mañana y voy al infierno, allí encuentro al diablo peleando con Hitler, sin ninguna duda me sumo al diablo".

En este orden de ideas tengo que manifestar que el pensamiento del ilustre inglés no cobija a nuestro país, pues es irreversible el empeño del señor presidente Juan Manuel Santos de alcanzar la paz para sus gobernados, misión esta supremamente difícil, pero no imposible.

Casa Editorial de las Sabanas S.A.S.

El Meridiano de Sucre ¡El Nuestro!
Dirección: Carrera 25B No. 25-14 | Teléfono: (+575) 281 3737 | Fax: (+575) 282 7017 | Sincelejo, Sucre - Colombia. Copyright © 2014. El Meridiano de Sucre, Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.
Contactos y Sugerencias: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. | Administración: Javier Llorente